Reseña Histórica del Hogar

El Hogar Geriátrico “El Edén de la Esperanza”, fue fundado el 11 de Julio de 1995, por el P. Jorge Armando Fajardo Téllez, con el albergue para cuatro personas: tres mujeres y un hombre ( Dolores Arias, Inocencia Díaz, Magdalena Castro, y Marcos Quitián). Inocencia Díaz, era compañera de marcos Quitián; los dos deambulaban por las calles del pueblo, y aunque ambos tuvieron familia, fueron abandonados por las mismas. Inocencia, tenía un hijo que vivía en la ciudad de Bogotá, y la dejó abandonada, no se acercó a saber de ella ni el día de su funeral.

Marcos Quitián, fue casado y tuvo hijos, y luego fue abandonado por su familia; tampoco se acercaron a saber de él ni en el día de su funeral. Dolores Arias, una mujer viuda, con hijos, campesina, que al final de sus días sufrió también el rechazo por parte de sus hijos. Vivía en la vereda Canutillo, y sus hijos le hicieron un “rancho” en teja de zinc a un lado de la casa donde dormía sobre unos costales y unas tablas puestas en el piso; estaba paralítica por la artritis, causada por el frío del piso, el abandono y la desnutrición, era ciega y sorda. Todos los días se lamentaba a gritos por el hambre que padecía. La petición de ingreso fue hecha por los habitantes de la vereda, quienes conmovidos por el dolor y el abandono de esta mujer, colaboraron para su ingreso al Hogar. Duró en el hogar cerca de cinco años, donde tuvo una recuperación notable; volvió a caminar por sus medios y nunca más volvió a gritar ni lamentarse, porque se le brindó cariño, alimento y cuidado. Sus hijos volvieron a verla cuando murió. Magdalena Castro, mujer soltera, sin hijos, vivía en la vereda Chebre, con su hermano Angelino, quien la cuidaba, y para evitar que se saliera de la casa, ya que ella era ciega, la mantenía ebria con guarapo. La encontramos en el total abandono, y en un estado avanzado de desnutrición. ingresó al hogar por solicitud de su hermano, quien se comprometió a colaborar con una mensualidad de $ 10.000,oo. Magdalena tuvo una gran recuperación y murió en el hogar a la edad de 104 años.

La casa del Hogar Geriátrico, inicialmente fue tomada en arriendo por $120.000,oo mensuales, y a los dos años de iniciada la obra, el médico EFRAIN TELLEZ y su esposa la señora EMMA SANTAMARIA, donaron la casa a la Fundación Cristo Rey, con destino al Hogar Geriátrico.

La primera donación en dotación de camas, la recibimos de la Clínica Nueva de Bogotá, de las Hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena (20 camas tipo clínico con su dotación completa).

El primer mercado, dotación de cocina y útiles de aseo, lo conseguimos con una colecta que se hizo por todo el pueblo, con la colaboración del Alcalde Municipal Armando Uriel Ovalle y su esposa Elsi, y parte de la Junta Directiva de la Fundación Cristo Rey.

Entre dificultades, pero con grande amor y empeño, hemos ido creciendo y brindando mayor cobertura para acoger y ayudar a más personas desamparadas. En el momento contamos con capacidad para alojar 12 personas como residentes, pero estamos buscando los recursos para construir la nueva sede con capacidad para alojar 40 residentes, y acoger 20 de paso.

About 

    Find more about me on:
  • facebook
  • googleplus